La ONGD Coopera recibe estos días a Aïda Ndiaye Traoré, directora de dos escuelas franco-árabes en Senegal, en las que se escolariza a unos 500 niños y niñas denominados ‘invisibles’ por no haber sido inscritos en el registro civil de su páis y que por lo tanto no tienen derecho a acceder a la escuela pública.Aïda es la protagonista o principal responsable de la ejecución de un proyecto en el que trabaja con Coopera desde el año 2007 en la región de Thiès. Ella es una de las fundadoras de la Asociación para la Ayuda y la Educación de los Niños en Situación Difícil que, en este caso, actúa como contraparte de Coopera en Senegal.
El paso de los niños por las escuelas que dirige Aïda y apoya Coopera mejora notablemente su calidad de vida ya que no sólo se les imparte una educación completa, básica y de calidad, sino que también se les registra, lo que les abre las puertas a la escuela pública.
La actuación de Coopera en Senegal
La experiencia de Coopera en Senegal se inicia en 2007, cuando comenzó a trabajar con la ‘Asociación para la Ayuda y la Educación de los Niños en Situación Difícil’, una ONG local de la que forma parte Aída que ofrece educación básica a los niños y niñas de los barrios más vulnerables de la zona.Con esta organización, Coopera implementó un proyecto para mejorar el acceso a una educación primaria completa y de calidad para niños y niñas. La intervención se centró en construir y equipar la segunda parte de la escuela de Malicounda y en equipar el centro escolar de Mbour, y de esta manera facilitar el acceso a la educación a 550 niños, niñas y jóvenes de entre 3 y 18 años, ofreciéndoles formación escolar reglada, de acuerdo al sistema educativo del país.

Los alumnos de estos centros viven en la cuidad de Mbour (barrios de Golf, Château d’Eau Nord, 11 Novembre, Baye Deuk) y en el pueblo de Malicounda. Son niños y niñas que no han ingresado en el sistema escolar público por varias razones.
– El elevado coste que representa para las familias la matriculación de sus hijos e hijas y la compra del material escolar
– Las largas distancias que tienen que recorrer los niños y niñas para asistir a la escuela más cercana
– La invisibilidad oficial de los niños y niñas ya que no fueron inscritos en el registro civil de nacimiento, por lo que están condenados a la exclusión

A medida que ha ido creciendo la asociación y la demanda de la población se ha diseñado un programa de escolarización basado en la creación de escuelas que ofrecen servicios educativos acordes al sistema escolar público.

Entorno
Las comunidades de Mbour y de Malicounda sufren graves problemas derivados de la pobreza y de la vulneración de sus derechos sociales básicos, entre ellos el derecho a la educación. Las necesidades de esta zona en el sector educativo son enormes y, a pesar de los esfuerzos gubernamentales realizados, sigue caracterizada por una situación donde la demanda educativa supera ampliamente a la oferta.

Estos problemas son mucho mas graves, si se trata de niños, niñas y jóvenes que proceden de la clase social más vulnerable, denominados de forma coloquial ‘invisibles’ porque por diversas razones no han sido inscritos en el registro civil al nacer, lo que imposibilita su admisión en el sistema escolar público.

A ello se une que Mbour ha sido uno de los puntos de salida más importantes de los cayucos, lo que motivó que muchas familias de Mbour se quedaran sin los ingresos generados por la industria pesquera, ya que los hombres son los que tradicionalmente se dedican a la pesca en alta mar mientras las mujeres se encargan del procesamiento del pescado y de su venta en el mercado local.

Las familias de los niños y niñas y de los jóvenes que acuden a los centros de Mbour viven principalmente de la pesca artesanal y otras actividades relacionadas a este sector de actividad.

Trabajo de concienciación con las familias
Los responsables de la asociación viven en los mismos barrios de los cuales proceden los niños que escolarizan, conocen las familias, conviven con ellas cada día y viven en las mismas condiciones. Desde Coopera hemos tenido la oportunidad de visitar a nuestro socio en varias ocasiones. Además de la labor educativa, hay que destacar el trabajo de sensibilización que realizan. Cada año, los miembros de la asociacición visitan a las familias de la zona para sensibilizarlas sobre la importancia de la educación. Su objetivo es convencer a los padres de que escolaricen a sus hijos e hijas.

El factor específico más importante que impide a las niñas asistir a la escuela y completar el ciclo formativo es la discriminación por razones de género. Tanto las niñas como los niños deben superar diferentes obstáculos. Sin embargo, los que imponen a las niñas son mayores y más frecuentes.

Conscientes de esta situación, la ONG de la que forma parte Aïda visita cada año a las familias de la zona donde intervienen para convencer a los padres de que escolaricen a sus hijas y las mantengan en el sistema educativo.

Además de las jerarquías y relaciones de poder y la desigualdad de sexos que configuran el sistema en la sociedad senegalesa, las necesidades de las familias impiden el acceso de los niños a la escuela. Cuando una familia pobre sopesa las ventajas e inconvenientes de enviar a sus hijos al colegio, no valora tan sólo el desembolso que debe realizar de manera directa, sino también aquello que, mientras esté en el colegio, el niño o la niña va a dejar de hacer: ayudar en casa, ganar algún dinero fuera, etc.

Otras actividades para profesores y mujeres
De forma paralela a la escolarización, se han ido desarrollando actividades de capacitación profesional para profesores y educadores, así como acciones para fomentar el papel social de las mujeres y mejorar sus condiciones de vida como clases de alfabetización, formación profesional y actividades generadoras de ingresos.

La propia Aïda ha constituido una cooperativa de mujeres con las madres de los niños de las escuelas en la que elaboran jabones, mermeladas y zumos de frutas.

Proyecto agrícola
En la actualidad, Coopera está implementando otro proyecto en Senegal, en este caso de seguridad alimentaria y en la región de Saint Louis (frontera con Mauritania). Es un proyecto que contempla la construcción de un centro de apoyo para la mejora de los rendimientos agropecuarios en la comunidad rural de Mbane.

Perfil de Aïda Ndiaye Traoré
Además de su trabajo educativo con los niños de Mbour y Malicunda, el atractivo de Aida radica en su personalidad y la propia historia de su vida. Aïda es una líder en un contexto que, al menos en la esfera pública, deja poco espacio a la mujer.

Aïda se ha labrado un prestigio profesional y ha sabido imponer su deseo de atender a estos niños. De hecho, ella siempre cuenta que su primer marido le dio a elegir: los niños o él.

Es una de las principales fundadoras de la ‘Asociación para la Ayuda y la Educación de los Niños en Situación Difícil’ y es la directora de las escuelas privadas que gestiona dicha entidad. Anteriormente había trabajado durante tres años en Dakar como responsable de las actividades de alfabetización para jóvenes y adultos. En 1998 cambió su residencia y se desplazo a vivir en Mbour, donde decidió seguir con su labor dedicándose a la alfabetización de los niños no escolarizados de la zona.

Otro deseo de Aïda es que también los niños talibés pasen por sus escuelas y se integren en el sistema público de educación. (En Senegal es costumbre encomendar a los niños al marabú, un líder religioso o tutor con el que aprenden el Corán). Cada día Aïda realiza la encomiable tarea de dar de comer en su casa a los niños talibes que llaman a su puerta.

afamer2 afamer3 AIDA conlatele expo2Aida expo3AIda la foto