Coopera y Fondo para la Paz vuelven a trabajar juntos por las comunidades de Oaxaca

‘Acceso a agua limpia y segura para familias de la Comunidad de Santa María de las Nieves’ es el nuevo proyecto en el que han comenzado a trabajar Coopera y la ONG mexicana Fondo para a Paz, en región de la Chinantla en el Estado de Oaxaca. La intervención de Coopera en esta zona no es nueva para Coopera, ya que hace unos años desarrolló varios proyectos dirigidos a las comunidades indígenas de Oaxaca en distintas localidades de la provincia.

En esta ocasión ha sido el apoyo del ayuntamiento de Berriozar (Navarra) el que ha permitido llevar a cabo esta nueva intervención, que comenzó el pasado mes de febrero, y en el que participarán unas 48 personas de 11 familias.

El proyecto pretende dotar de 22.000 litros de agua para consumo humano a través de cisternas de 1.100 litros y filtros de agua con una capacidad de 20 litros, para un total de 80 personas de la comunidad de Santa María de las Nieves. Asimismo, se realizarán capacitaciones y visitas domiciliarias con sus respectivos materiales lúdicos y el acompañamiento constante del equipo de Fondo para la Paz, nuestro socio local, que trabaja con las comunidades indígenas de Oaxaca desde hace 10 años.

Todas las acciones que Fondo para la Paz lleva a cabo en conjunto con las comunidades indígenas parten de un proceso de planeación participativa, es decir, a través de esta metodología la población se involucra en todo momento, por lo que las comunidades son quienes plasman e identifican sus necesidades de desarrollo; posteriormente cada temática cuenta con comités de planeación y comisiones. Asimismo, el técnico de campo de la institución pertenece a la etnia Chinanteca, hablante de lengua nativa y original de la región, lo cual rompe la barrera cultural.

Los beneficiarios son familias en situación de pobreza y riesgo de alta marginación. Oaxaca es uno de los estados que presenta mayores deficiencias y carencias en educación, salud, servicios básicos, alimentación, seguridad social, entre otros. De acuerdo al Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL), Oaxaca se ubica en cuarto lugar a nivel nacional en pobreza multidimensional y en tercer lugar en cuanto a dependencia económica y pobreza alimentaria; esto basado en que las familias carecen de poder adquisitivo estable y/o permanente, potenciados en zonas rurales y de difícil acceso. Las comunidades presentan altos índices de marginación social y educativo; el 85% de la población se encuentra en situación de pobreza, así como un 99% en al menos una carencia social. El ingreso es inferior a la línea base de bienestar en un 75% y la falta de servicios básicos excede el 78%, por lo que las carencias en las que se ven expuestas los convierte en población vulnerable. Igualmente, las localidades en donde se incidirá directamente con el presente proyecto se encuentran en zonas de alta y muy alta marginación además de estar dentro del Programa para el Desarrollo de Zonas Prioritarias (PDZP) y la Cruzada Nacional contra el Hambre (CNH), programas gubernamentales respectivamente.